Crítica cinematográfica: “Blue Jasmine”

“Tenía una vida por delante, unas ilusiones y unas esperanzas. Confiar en ti y en tu marido me lo tiraron todo por tierra.”
Esta frase, que aparece hacia el final de la película, no es literal, pero resume fielmente la nueva obra de Woody Allen “Blue Jasmine”.
blue_jasmine_ver2
Ginger (Sally Hawkins) y Jasmine (Cate Blanchett) son dos hermanas con vidas totalmente distintas: Jasmine siempre fue la favorita, la lista, la culta, con clase, la que tenía todos los números para triunfar en la vida. Ginger todo lo contrario, fue educada para convertirse en una luchadora en la vida, una “proletaria” dentro del organigrama social.
Jasmine vive en Manhattan (New York) rodeada de todo tipo de lujos y codeándose con las clases altas, su marido, Hal, vive dedicado totalmente a las finanzas y obsesionado con ganar dinero usando el capital de otros a través de fraudes continuos al fisco.
Mientras tanto Ginger vive en San Francisco (la otra punta del país) tiene un marido trabajador y van ahorrando lo que pueden con trabajo y esfuerzo.
De alguna forma podría decirse que Jasmine y su familia representan ese sector de la sociedad que vive sin escatimar lujos con el esfuerzo y el dinero de personas pertenecientes a la clase social de Ginger y los suyos.
El estilo de vida de Jasmine despierta admiración en su hermana, ella y su pareja han logrado ahorrar un capital importante con el que desean montar una pequeña empresa. Pero, finalmente, deciden confiar sus ahorros en Hal para obtener un “fastántico rendimiento con mínimo riesgo”.
blue-jasmine091
Llega un momento en que, por una serie de motivos, a Jasmine se le hunde su vida: Hal es detenido por fraude, le intervienen todo su capital (incluido el dinero de Ginger y su familia) se suicida en la cárcel y a Jasmine el estado le expropia hasta el último dolar. De repente su vida de lujo y comodidad se ve desmoronada y Jasmine, abatida, decide mudarse a San Francisco con su hermana.
??????????????????
Ginger vive sola con sus 2 hijos en un apartamento pequeño, Su matrimonio se ha disuelto a raíz de la pérdida del capital por culpa de la confianza depositados en Hal. Jasmine es recibida por su hermana con los brazos abiertos, pero a partir de entonces todo son reproches y conflictos.
El entorno de Ginger no deja de “meter baza” en la relación:
“Cuando vivía con la alta sociedad ni se acordaba de ti, y ahora que se le ha desmoronado la vida entonces viene a que la ayudes…”
En el fondo las dos hermanas son (y han sido) unas fracasadas. Pero mientras Ginger era consciente de ello y luchaba por tirar adelante día a día, Jasmine cabalgaba en nubes de algodón integrada totalmente en el vacío estilo de vida de las clases dirigentes; en el momento en que ese estilo de vida fracasa y la realidad le golpea con fuerza acude abatida al consuelo de su hermana, la luchadora.
De algún modo se trata de una metáfora del sistema económico y social en el que vivimos actualmente: las élites económicas viven en un mundo de algodón, disfrutando de lujosas frivolidades, con el esfuerzo y el sudor de las clases populares. Cuando ese mundo de fantasía especulativa se desmorona, entonces acuden a que esas clases populares levanten, con esfuerzo y trabajo, la economía que ellos en su día saquearon.
Cuando Ginger dice a su hermana:
“Tenía una vida por delante, unas ilusiones y unas esperanzas. Confiar en ti y en tu marido me lo tiraron todo por tierra.”
Nos revela la profundidad dramática del sistema económico capitalista:
Cada vez que un banquero desfalca un banco, cada vez que un político influyente malversa capital, cada vez que un especulador financiero estafa dinero al pueblo… está jugando con las ilusiones, las esperanzas y los planes de futuro de un montón de gente, de personas de carne y hueso, con emociones y sentimientos. La beca que mi hija no pudo obtener para estudiar y labrarse un porvenir, desapareció con aquel desfalco. La prótesis de rodilla que a mi padre no le pudieron poner se esfumó con aquella malversación de fondos públicos. La crispación y el mal ambiente que se vive en mi familia se debe, en gran medida, a los recortes del sueldo y la pensión provocados por aquella estafa. Y así hasta el infinito.
urdangarin_komik-elx
Detrás de cada estafa, detrás de cada desfalco, detrás de cada abuso económico que la clase dirigente comete contra las clases populares hay un sufrimiento humano que no vemos, pero que está ahí, que existe. Ha de llegar el día de pedir responsabilidades.
Ficha técnica:
Título: Blue Jasmine
País: U.S.A.
Año: 2013
Director: Woody Allen
Intérpretes: Cate Blanchett, Sally Hawkins, Alec Baldwin, Peter Sarsgaard…

Anuncios

Acerca de ardillanegra

Puede parecer una locura enfrentarse al sistema. Pero, tal y como están las cosas, la locura es no hacerlo.
Esta entrada fue publicada en El hogar de Talía. y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Crítica cinematográfica: “Blue Jasmine”

  1. Realmente no me gusta nada Woody Allen pero me han llegado buenas recomendacioones de la peli, si tengo un rato la miraré!!!!

    • ardillanegra dijo:

      La peli tiene un transfondo de crítica social en la que enlaza vida privada y vida pública. Lo que se cueze en la alcoba afecta a la vida pública mucho más de lo que nos creemos y vice-versa, lo que se decide en los ministerios y parlamentos afecta mucho más de lo que somos conscientes a nuestra vida privada.
      Lo público es privado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s