Árabes y musulmanes.

Una persona y su mascota canina buscan piso de alquiler. Responden a un anuncio y se comunican con el propietario al que preguntan, entre otros detalles normales (tales como qué servicios tiene dados de alta el piso, el número de dormitorios y demás), sobre la composición étnica del barrio donde se situa la vivienda. Propietario y posible inquilina acuerdan seguir comunicándose por internet y el primero envía a la posible inquilina más fotos de la vivienda. A partir de ahí la conversación sigue de la siguiente manera:

Propietario.- ” Si us plau digue’m si has rebut les fotos del pis. Si no te les torno a enviar. Gràcies”

Posible inquilina.- “Les he rebut, gracies.El fet que hi hagi musulmans a la zona no m`agrada. Gracies per tot.”

Propietario.- “Doncs no se si n’hi han o no musulmans a la zona. El que sí he vist són alguns àrabs. Per la teva informació no és el mateix “àrab” que “musulmà”. De la mateixa manera que no és el mateix “europeu” que “cristià”. En fi, ja veig que et falta una mica de cultura. Salutacions!”

Posible inquilina.- “SABES QUE CREO QUE ERES UN IDIOTA QUE VA DE LISTO.ALQUILA TU PISO A UN ARABE O MUSULMAN Y VEREMOS COMO TE LO DEJAN. POR LO QUE VEO TIENES MUCHA PRISA EN ALQUILARLO POR ALGO SERA.Y DE CULTURA QUIZA TENGA YO MAS QUE TU.
BON NADAL, GUAPO.”

Propietario.- ” Ya veo que me juzgas sin conocerme, además de cultura también te falta educación y vergüenza. Ya no gasto más tiempo contigo, no vales la pena. Si apenas sabes escribir, las mayúsculas no se usan siempre. Los prejuicios te pueden tanto con “los de fuera” como con “los de aquí”. Te deseo suerte, la vas a necesitar viendo el planteamiento de vida que llevas. No me voy a rebajar a insultarte, tú sí lo haces, pero es que no estás a mi altura ni a la de mucha de la “gente de fuera.”

De esta conversación se podría hacer un estudio sociológico profundo sobre los prejuicios mentales de muchas personas. El ser humano funciona por prejuicios, pero éstos pueden aumentar o disminuir según la autoestima, el grado de seguridad y el miedo con el que lidie cada persona.  En este caso concreto vemos a una mujer que, por lo que tengo entendido, está prejubilada y tiene un perro. Además parece tener un rechazo tremendo hacia….   ¿hacia qué? porque a mí no me ha quedado claro si rechaza a los musulmanes (hay más de 1.300.000.000 en el mundo de todas las razas y colores) o a los árabes. Me temo que ni ella misma conoce a qué tiene miedo y qué es lo que rechaza. Tal vez si lo conociese, si se molestara en conocer aquello a lo que teme (o cree temer) dejaría de prejuzgarlo, o tal vez no, tal vez seguiría prejuzgándolo con más fuerza porque en el fondo lo más probables es que no se trate de un problema de árabes o musulmanes sino de la señora en cuestión.

frase-los-prejuicios-y-es-bien-sabido-son-dificiles-de-erradicar-del-corazon-de-aquellos-que-nunca-charlotte-bronte-182146

No voy a juzgar los temores e inseguridades de esta persona, no soy quien porque ni la conozco, pero sí me parece muy triste su situación. Primero porque ni ella sabe bien bien qué es lo que teme o rechaza y segundo porque no hay barrio en mi ciudad (Barcelona) y no hay ciudad en mi país (Catalunya) en la que no haya visto la presencia de árabes y seguramente también de musulmanes (no tengo costumbre de ir por ahí preguntando sobre la filiación religiosa de las personas con las que me cruzo). Por tanto esta señora lo va a tener muy crudo para poder vivir tranquila. La única solución que le veo es aislarse en la montaña alejada de la civilización.

1378-la-ignorancia-los-prejuicios-y-el-miedo-caminan-tomados-de_380x280_width

Otra opción que podría tener esta señora, puestos a fantasear, sería la de embarcarse en una máquina del tiempo y trasladarse a la España de los años 1940 y 1950, cuando l@s español@s emigraban sin cesar. En ese caso seguro que sólo encontraría en la vía pública a personas de origen nacional. Pero claro, en esa época España todavía no había implementado las pensiones ni las prestaciones por desempleo, así que lo más propable es que esta señora prejubilada y su mascota no puedan ni alquilarse un triste piso y tengan que pedir limosna para poder comer. Éso si no la hubiesen eliminado por cualquier motivo, ya se sabe lo poco que valía la vida en la posguerra española.

 

Anuncios

Acerca de ardillanegra

Puede parecer una locura enfrentarse al sistema. Pero, tal y como están las cosas, la locura es no hacerlo.
Esta entrada fue publicada en Tiempos modernos. y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s