¿Qué nos jugamos el 27S?

  El próximo 27 de Septiembre hay convocadas elecciones al “Parlament de Catalunya”. Algunos partidos las presentan como plebiscitarias, otros las definen como simples elecciones autonómicas. A “grosso modo” podríamos definir tres grupos de partidos:

990_1440601229_infografic_27s_catalunya

a) Partidos y formaciones soberanistas (C.U.P. y la coalición político-social “Junts pel Si“) son los que destacan el carácter plebiscitario de las elecciones y prometen (si obtienen la mayoría adecuada) iniciar el proceso de transición nacional hacia una  Cataluña con soberanía plena.

b) Partidos nacionalistas españoles (P.P. junto a Ciutadans) que definen estas elecciones como unas autonómicas más y que no desean cambiar absolutamente nada porque ya se sienten cómodos con el ordenamiento político-social actual que, recordemos, es heredero de un sistema dictatorial.

C) Partidos indefinidos que proponen una “tercera vía” (Catalunya si que es pot, Unió y P.S.C.). Estas tres formaciones reconocen que tiene que haber un cambio en las relaciones entre España y Cataluña  pero en ningún momento dicen cómo hacerlo ni tampoco tienen estrategia definida para cambiar un estamento económico y legal definidos a raíz de una constitución (heredada del franquismo) que parece inamovible.

logo-27s

Como podéis ver los tres grupos de formaciones políticas se centran en la relación entre Cataluña y España: el “grupo a)” busca la independencia de Cataluña, los del “b)” defienden que todo continúe igual que hasta ahora, para que Cataluña continúe siendo una simple comunidad autónoma española. Finalmente “el grupo c)” dice querer resolver los problemas entre estas dos naciones reformando la Constitución Española, pero ni especifican de qué forma ni en qué sentido, seguramente porque ni ellos mismos creen que puedan reformar la “Carta Magna”.

Atención a todas y todos, porque en estas elecciones más que la libertad de una nación está en juego la democracia y los derechos humanos no sólo del pueblo de Cataluña sino también de todos y todas los y las habitantes de España.

Tal vez mucha gente no sea consciente en su día a día pero las personas que vivimos en España no somos ciudadanos ni ciudadanas, somos súbditos y súbditas porque nuestro país no es una república sino una monarquía. Si ya resulta retrógrada la idea de que en pleno siglo XXI existan monarquías todavía lo resulta más el hecho de que esa monarquía haya sido re-instaurada por un dictador sanguinario responsable de cientos de miles de muertes por fusilamiento. Un tirano, que supo extender el terror por el país entero durante casi 40 años, nos impuso una monarquía corrupta sostenida por un sistema socio-político basado en la corrupción y la picaresca institucional, todo ello disfrazado de democracia mediante una pantomima protagonizado por dos partidos P.P. y P.S.O.E. que en la práctica podrían calificarse como un único partido (P.P.S.O.E.) debido a la coincidencia absoluta de, prácticamente, la totalidad de sus políticas.

img_22043Constitucion_de_1978

Todo empezó hace casi 40 años cuando el sanguinario dictador Francisco Franco falleció y dejó en herencia a un rey al nadie había votado. El miedo a una intervención militar consiguió que la población votara a favor de la aprobación de la Constitución Española en 1978, tres años más tarde (en febrero de 1981) un supuesto intento de golpe de estado consiguió tergiversar la imagen de la monarquía borbónica ante la población. De la noche a la mañana Juan Carlos I pasó de ser considerado como “sucesor de Franco” a convertirse en el “salvador de la democracia española”.

franco. juan carlos y felipe

Desde entonces hasta ahora han pasado casi 40 años en los que la población ha aceptado el “status quo” postfranquista como un “mal menor”. Han habido algunas iniciativas de cambio político social pero todas han sido abortadas mediante una combinación de miedo (ley antiterrorista justificada por la acción de E.T.A.), tergiversación informativa y cierta estabilidad económica cada vez más precaria, por cierto.

Las próximas elecciones del 27 de septiembre en Catalunya son el primer desafío serio a esta comedia postfranquista a la que llaman “democracia” pero que poco tiene de gobierno popular y mucho de gobierno del capital. Si gana la “opción del SI”, y se inicia un proceso hacia la soberanía nacional plena para Catalunya que termina con éxito, tendremos la constatación real de que el sistema político-social heredado del franquismo puede ser derrotado, de hecho lo habrá sido en Cataluña. La famosa expresión de Franco “lo dejo todo atado y bien atado” habrá sido desafiada y derrotada por primera vez en casi 40 años. No hace falta comentar el efecto que ésto puede tener en la sociedad española, no sólo en la catalana. ¿Por qué creéis que Alfonso Guerra lamenta que la sociedad española no se movilice en masa contra el proceso soberanista en Catalunya? Simplemente tiene miedo de que la revolución que se ha iniciado en Cataluña acabe extendiéndose por España.

Es por ello que el próximo 27 de septiembre nos jugamos muchísimo:

Si te consideras demócrata debes votar “SI” (C.U.P. o “Junts pel Si”) el próximo 27 de septiembre porque nos jugamos la supervivencia de la democracia.

Si quieres ser considerado como “ciudadano” en vez de “súbdito” (de una monarquía que nadie votó) debes ser valiente y votar “SI” (C.U.P. o “Junts pel Si”) el próximo 27S porque nos jugamos la modernidad política.

Si consideras una vergüenza que España sea el segundo país del mundo en desaparecidos después de Camboya el próximo 27 de septiembre tienes que votar “SI” (C.U.P. o “Junts pel Si”) porque nos jugamos la memoria histórica.

Si piensas que los estados deben estar al servicio de las personas y no al revés debes votar “SI” (C.U.P. o “Junts pel Si”) el próximo 27S porque nos jugamos el derecho a la libertad de expresión (recogido como derecho humano fundamental).

Si quieres que cambien la realidad hacia un sistema político-social más justo tanto en Cataluña como en España debes votar “SI” (C.U.P. o “Junts pel Si”) el próximo 27S porque nos jugamos 40 años más de “democracia de opereta” esta vez con 4 partidos (Podemos, Ciutadans, PP y PSOE) en vez de dos como hasta ahora (PP, PSOE).

   Como ves el 27S no será una contienda electoral como otra cualquiera, nos jugamos mucho, muchísimo.

 

Anuncios

Acerca de ardillanegra

Puede parecer una locura enfrentarse al sistema. Pero, tal y como están las cosas, la locura es no hacerlo.
Esta entrada fue publicada en Tiempos modernos. y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s