Me gusta, lo compro.

Cuando alguien decide vender su coche por internet cuelga un anuncio en algún portal de compra-venta de coches de segunda mano, tarde o temprano (éso depende) empieza a recibir llamadas de personas interesándose por el vehículo en cuestión, se acuerda una cita y la parte interesada viene a ver el coche, lo prueba, lo mira, lo conduce y finalmente decide qué hacer.

Hasta aquí todo correcto, todo normal, pero ahora os hablaré sobre la desagradable experiencia que hemos tenido que pasar mi compañera y yo en la venta de nuestro coche:

Colgamos el anuncio en varios portales de vehículos de segunda mano y algunas personas contactaron con nosotros: gente que no le acabó gustando, que le acabó gustando pero decidió no comprarlo, gente que te regateaba y demás.

img-principal

Una pareja relativamente joven viene a ver el coche un miércoles casi de noche, con lluvia y poca luz. Dicen tener urgencia por comprarlo, aceptan el vehículo después de conducirlo, montarse delante y detrás y mirarlo por dentro y por fuera (motor, neumáticos, luces…). Yo les animo a que lo inspeccionen bien, que miren el limpiaparabrisas y demás, lo hacen (incluso tocan el cláxon) y, finalmente, deciden quedárselo.

Les informo de que para hacer el cambio de nombre en tráfico se debe pedir cita previa y hasta el viernes de la semana siguiente no había posibilidad de hacer el trámite. Ellos proponen consultar precios de  gestorías para hacer el cambio de nombre al día siguiente, jueves. Como dimos el trato por cerrado, yo procedo a borrar los anuncios y a informar de que el vehículo ya está vendido, incluso a una persona muy interesada que había propuesto abonarme una “paga y señal” para que le reservara el coche.

Llega el jueves y me llaman diciendo que la gestoría les sale muy cara, por tanto proponen esperar hasta el viernes de la semana siguiente, cuando tenemos la cita en tráfico, para realizar el cambio de nombre, pero además me piden el favor de proceder a la compra-venta el vehículo desde ese momento para poder disponer del coche ese mismo fin de semana. Incluso proponen venir a por el coche, y pagarlo, el mismo jueves noche, con lluvia. Finalmente aceptan quedar en tráfico con la idea de intentar hacer el cambio de nombre sin cita previa para no esperar una semana entera y, de no ser posible, entonces procederíamos a la compra-venta mediante firma de contrato, pago del vehículo y entrega del coche.

Como, aparentemente, parecían buena gente accedemos a dejar el coche sin haber cambiado el nombre pese al riesgo de tener que asumir posibles multas de tráfico. El viernes (dos días después de que se presentasen a ver el coche) procedemos a hacer la compra-venta, ellos nos pagan el precio que pedimos por el auto y nosotros les entregamos el coche. Ambas partes se comprometen a presentarse al viernes siguiente en la oficina de tráfico para proceder al citado cambio de nombre. Todo queda sellado mediante la firma de un contrato de compra-venta en el que la parte compradora se compromete a asumir cualquier sanción, o avería en el vehículo, que pudiese aparecer a partir de la fecha de la adquisición del vehículo.

Al día siguiente, sábado, a mediodía empieza el tormento: recibo la llamada del comprador acusándome de haberle engañado a sabiendas ya que, según él, al auto le entra agua desde las ruedas de atrás puesto que, supuestamente, tiene la chapa en mal estado. En 8 años y medio que hace que lo tengo nunca le ha entrado agua al coche. Cuando yo le intento explicar ésto y le respondo ofendido por insinuar que le había querido engañar, esta persona se pone a gritar y a soltar improperios como un energúmeno, de forma que tuve que cortar la comunicación. Recuerdo una curiosa frase de mal gusto que, a gritos, pronunció esta persona:

“Yo voy con las palabras y con los cojones”.

Ante semejante dosis de improperios decido no volver a responder a sus numerosos intentos de llamada y le propongo (por internet) escribirnos por e-mail para evitar enfrentamientos estériles y desagradables.

A partir de ese momento recibo una serie de mensajes electrónicos con tono amenazante. Para empezar estas personas me escriben proponiendo dos opciones:

a) Devolución del coche con el reintegro íntegro del dinero pagado.

b) Que les abone un dinero para, según ellos, proceder a la reparación de la presunta avería. Llama la atención la suma desproporcionada que reclaman pues prácticamente viene a se la mitad del precio que pagaron por el vehículo.

Evidentemente yo no puedo aceptar ninguna de estas condiciones. Para empezar esta pareja en ningún momento preguntó si había rechazado (o no) a gente interesada en el coche por haberlo comprado ellos. En ningún momento preguntaron si la devolución del coche suponía algún tipo de perjuicio para mí. Yo no entiendo de mecánica del automóvil, tampoco puedo saber qué clase de trato (o maltrato) pueden haber sometido al coche durante el fin de semana. Por otro lado cuando alguien decide comprar un producto el precio se cierra en el momento de la compra-venta, a nadie se le ocurre pedir un descuento después de haber adquirido el bien de consumo.

Por lo tanto les escribí diciendo que la compra-venta ya estaba cerrada y que les esperaba el viernes para proceder al cambio de nombre del vehículo en tráfico. A raíz de este e-mail recibí una serie de mensajes cargados de injurias y calumnias hacia mi persona. Me han acusado de forma irresponsable y arbitraria de haberles estafado. Estas calumnias han venido acompañadas de amenazas estériles y recalco el término “estériles” porque nosotros tenemos la conciencia totalmente limpia ya que no hemos engañado a nadie.

1374842541

Curiosamente, menos con la razón,  esta gente ha venido con todo: con palabras, con “cojones”, con gritos, con llamadas de abogados falsos, con amenazas de denuncia por estafa, con engaños,  con supuestos cuñados policía, con escritos ante el juzgado civil que se archivaron conforme los presentaron y mucho más, pero no les ha servido de nada, porque en la vida hay que asumir los errores propios, lo contrario es hacer el ridículo.

Quiero pensar que estas personas se han precipitado al hacer la compra-venta, pero en vez de apechugar y asumir los errores propios, esperan que otros asuman los errores por ellos. Yo también he hecho alguna que otra compra de forma precipitada y he tenido que apechugar, pero en ningún momento se me ha ocurrido la disparatada idea de acusar al vendedor de forma totalmente arbitraria, injusta y sin pruebas, de haber cometido una estafa.

Bien, finalmente llegó el viernes (día de la cita en la D.G.T. para proceder al cambio de nombre) y, como era de esperar, ellos no se presentaron para proceder al trámite. Por suerte expliqué el caso en tráfico y me dijeron que no había ningún problema, que podía tramitar una “Notificación de compra-venta del vehículo” sin necesidad de que esté presente la parte compradora, simplemente presentando el contrato firmado. Así lo hicimos, poniendo fin, de esta manera, a una semana de nervios y angustia.

Moraleja: Nunca entregar un coche sin antes hacer el cambio de nombre, si se vende un vehículo viejo (de más de 20 años) nunca hacer contrato de compra-venta, no importa la pinta que tengan los compradores o el grado de complicidad que tengas con ellos ya que en este mundo existe gente de todo tipo, hay personas que asumen los errores propios y hay otras que de forma inmadura intentan cargar en la conciencia de los demás los errores personales. Finalmente es muy importante no ceder antes chantajes, gritos, malas palabras, expresiones groseras, abogados falsos, denuncias vacías o supuestos cuñados policía. Cuando se tiene la razón es fundamental no dejarse avasallar, o chantajear, porque en la vida hay gente tan impresentable y con tan baja moral  que son capaces de rebajarse al nivel de víctimas cuando son ellos los auténticos verdugos.

 

Anuncios

Acerca de ardillanegra

Puede parecer una locura enfrentarse al sistema. Pero, tal y como están las cosas, la locura es no hacerlo.
Esta entrada fue publicada en Tiempos modernos. y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s